jueves, junio 29, 2017

Afortunados

Danzas en mi vientre ¡siempre!
Te licúo ¡en cada uno de mis torrentes!
Inmerso, te cubro inmenso y te doy mi calor.
Amorosamente, entibio tu corazón y tus huesos.

Te doy besos ¡en exceso!
Te contemplo y ¡te sorprendo!
No dejo que se consuma el ritual.

La boca de la tierra ¡nunca te hará desecho!

En mis venturas y empeños
tus alas desciendo a la ensenada.
Son tus pies en los míos, cariño.
Son tu celeste en mi ojos, ensueño.
Son tus luces en mi senda ¡luceros!

Mis suspiros te doy y avanzamos,
zigzagueamos y relatamos:
tapetes púrpura, puentes llanos,
avances auroras, coplas ocasos.

Para lo nimio, estás adherido a nada,
pero de mi ser, nunca has despegado.
En el almanaque, eres invisible,
en mí, estás aquí, más definido.

Al luto bizantino 
lo embistió un blanco.
Se cubrió de hiedras albinas
venidas de los altares australes
que nuestras ilusiones procrearon.

No obstante
lo accidental de la muerte
¡fuimos bendecidos!

Pensar que otros que se aman,
se distancian sin explicación.
No se entregan ni se sienten…
palpitando en igual dimensión.

Un vaporoso cendal de estrellas
es nuestro lecho atemporal.
¡Ya no somos realidades del tiempo!
nuestro nido nupcial ¡es el infinito!

Nuestros inmortales testigos son:
la luna llena y el sol de primavera.
Ellos y Dios, defienden el milagro.
¡Ya nada ni nadie nos va a separar!

Te amo idéntico como tú me amas.
Te cuido igual como tú me proteges.
Te busco y hallo, lo que tú me requieres.

Somos nube y llano
somos cascada y mar
somos ave y horizonte
somos siembra espiritual.

Somos un amor inseparable
somos… ¡tan afortunados!




P-Car


2 comentarios:

  1. No dejes nunca de soñar ni de vivir así, "intensamente"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, disculpa la demora. Te agradezco ese pensamiento elevado y bello... No hay que olvidar nuestros sueños y anhelos más mágicos, ellos le dan un aire de esperanza a nuestra existencia. Un gran abrazo!!!

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!